Category: Experiencias marineras Galicia

La semana pasada nos hemos ido de aventura con unos “grumetes” muy salados de Madrid para conocer más de cerca la economía local, sus gentes, sus tradiciones y costumbres ligadas al mar.

Las personas interesadas en esta clase de visitas y rutas con un carácter más humano suelen ser personas curiosas, inquietas, con ganas de aprender y embarcarse en la cultura local e integrarse en su comunidad.

Son turistas creativos, con interés por el patrimonio natural, industrial e inmaterial.

 

Comenzamos la jornada paseando por uno de los pueblos marineros más carismáticos de las rías Baixas: Cambados, donde pudieron conocer porque se aislaban las casas con conchas de vieira, o porque las casas de los marineros son tan estrechas.

 

Continuamos nuestra aventura marinera, poniéndonos en el lugar de las Conserveras, ¡y visitamos una fábrica de conservas gourmet donde pudimos catar caballa, sardinilla y mejillones muy top!  ¡Todo un festín de manjares costeros! Que mejor que conocer el trabajo de las mujeres que realizan con tanto esmero y cariño una conserva, donde podemos apreciar y degustar lo buenas que están con un buen vino albariño.

 

Por la tarde, la jornada marinera, la continuamos paseando el puerto, la subasta en la lonja, conociendo a las mujeres “redeiras” que trabajan reparando los aparejos de los barcos de pesca para que pronto puedan salir a faenar y surcar los mares con las artes de pesca en perfecto estado.

En la lonja los “grumetes salados”, pudieron observar cómo se lleva acabo la subasta de mariscos, y de pescados.

 

¡Donde la almeja fina alcanzó un precio de 47 euros el kilo!

Donde pudieron ver una lonja llena de buen producto Gallego como:

Almeja fina, japónica, pulpo, raya, volandeira, ¡navajas!

Para finalizar la jornada,

¿Te atreves a ponerte las botas y a marisquear?  ¡Ideal para realizar en familia, en grupos empresariales, amigos o en pareja!

¡Os esperamos en la siguiente travesía!

Fotos de Ponle Cara al Turismo y Imalocal.es

+info: info@ponlecaraalturismo.com www.ponlecaraalturismo.com

 

 

 

La semana pasada hemos recorrido la ría de Arousa , ni más ni menos ,que en un barco bateeiro!
 
 
Esta ruta consistía en navegar por la ría de Arousa, en un barco bateeiro, para acercarnos a las bateas y conocer más de cerca cómo funcionan, y como trabajan los profesionales en los barcos realizando múltiples tareas.
 
 
Una de esas múltiples tareas es por ejemplo: observar como desdoblan el mejillón. Esta tarea la suelen realizar entre 2-3 personas.

 

 
y.. por qué desdoblan el mejillón mediante el proceso de cultivo?
Primeramente, el cultivo del mejillón pasa por varias fases, antes de llegar al desdoblamiento.
 
OBTENCIÓN DE LA SEMILLA 
 
2º ENCORDADO
 
3º  DESDOBLE:
 
Después de 4 á 6 meses en el mar, cuando el mejillón alcanza los 4,5 o 5,5 cm., se procede al izado de las cuerdas de mexilla. Debido al considerable aumento de peso del mejillón, se hace necesario el desdoble de las cuerdas, esto es, la confección de nuevas cuerdas de densidad menor.
 
Con este desdoble se facilita el crecimiento del mejillón, además de evitar su desprendimiento de las cuerdas. Por cada “cuerda de mexilla” se obtienen entre dos o tres “cuerdas de desdoble” que se echan al mar hasta su comercialización.
 
 
4º COSECHA Y SELECCIÓN:
 
La época de cosecha del Mejillón de Galicia depende, entre otras razones, de su destino. Así, el mejillón destinado a las empresas transformadoras se cosecha generalmente en verano y el destinado al consumo en fresco se cosecha preferentemente durante el otoño y el invierno.
 
Esos elementos blancos que observáis en la fotografía, y que están pegados a la cuerda, son  Ascidias.
 
 
Las ascidias, o patatas de mar, son unas criaturas muy curiosas. Pertenecen al grupo de los tunicados. Son animales parecidos a sacos y crecen pegados al fondo del mar, solitarios o en colonias, en aguas poco profundas. Su tamaño oscila entre 1 mm los más pequeños hasta unos 20 cm, los más grandes. Se dedican a filtrar el agua del mar a través de un sifón y de ahí obtienen su alimento.
 
Tenemos que tener en cuenta que en Galicia hay un total de 3300 bateas aproximadamente, y la actividad de extracción y cultivo puede llegar a alcanzar por familia unas ganancias elevadas.
 
Un barco bateeiro, puede llegar a costar entre 200.000 y 300.000 euros, con lo cual, la actividad que se desarrolla suelen ser entre familias  que pasan de generación en generación, de abuelos a nietos.
 
 
 
Los meses con R, son los destinados  a que el molusco desove, y estos últimos dos años han sido buenos en cuanto a calidad, y tamaño del producto, se refiere.
La vida útil de una batea puede llegar a los 35 años aproximadamente, y la malla con la que se trabaja es de algodón con lo cual pasados los 15 días  en el agua se deshace!
 
 
Una de las lecciones que más llamarón la atención, es el poder distinguir entre una zamburiña y una volandeira. Para que no os engañen en los restaurantes, conviene saber que la zamburiña tiene dos orejas y la volandeira solo 1.
Tal y como podéis apreciar en la fotografía.

 

 
 
¿Sabéis que es un cesto ostrícola?
 
Son aquellos cestos destinados a las ostras como veis en la fotografía.
 
 
 
y… Hasta aquí podemos leer!! Esperamos que os animéis y vengáis a realizar la ruta conservera con nosotras!
Desde Ponle Cara al Turismo, queremos daros las gracias y seguiremos trabajando por un turismo + Humano, + marinero, y + cercano!!
 
Las fotos han sido realizadas por Ponle Cara al Turismo, os pedimos que no las utilicéis sin permiso, que al final todo se sabe, y no cuesta nada preguntar! 😉